Destacado

Mientras no diga sí, también es NO

Mientras no diga sí, también es NO

Y tú, ¿qué haces para evitarlo?
1 de cada 3 jóvenes no identifican el control como violencia de género
 
No se pueden forzar las cosas ni las personas. No hay géneros ni condiciones en esta máxima. Ojalá este video no fuera más que un feo recuerdo de un pasado de una sociedad que superó la tara de su esencia machista y patriarcal en infinidad de hábitos, contextos y relaciones. Hoy por hoy continúa siendo necesario visibilizar y denunciar realidades que continúan existiendo en el día a día de muchas personas, de cualquier edad. Porque hay roles y actitudes que todavía se justifican detrás de palabras como amistad, atracción, amor o sexo.

 

 

El rechazo de situaciones y personas malas para la propia vida sirve de excusa a esas personas para la agresión y la intimidación. Si no pueden tener lo que quieren, actúan mediante la ira y la violencia. Tenemos que parar esta enfermedad y eso empieza por decir no como personas, ciudadanos y sociedad. El respeto no tiene condiciones, es un derecho en todas sus vertientes y, por lo tanto, todos somos responsables y cómplices si una persona del nuestro entorno sufre situaciones de control, acoso, maltrato o violencia. No es no. Y mientras no se diga sí, sea quién sea y sobre la cuestión que sea, también es NO.

#Mimporta. Educació en Valors.